Mundo | 14/01/2020 09.54

Conflicto El Gobierno británico rechazó el pedido de Escocia para un segundo referéndum por la independencia

Boris Johnson sostuvo que esa medida significaría continuar con el estancamiento político del país y agregó que es hora de trabajar para unir a todo el Reino Unido.

Boris Johnson, primer ministro del Reino Unido.

Boris Johnson, primer ministro del Reino Unido.

-

El gobierno británico rechazó hoy formalmente los pedidos de la primera ministra de Escocia, Nicola Sturgeon, para un segundo referéndum de independencia que se celebraría este año. Johnson publicó en la red social Twitter que le escribió hoy a la primera ministra escocesa, Nicola Sturgeon, rechazando su solicitud para que se le otorguen los poderes para celebrar otro referéndum de independencia de Escocia.

El primer ministro publicó además la carta que le escribió Sturgeon en diciembre pasado en la que le solicitaba que iniciara negociaciones sobre la transferencia del poder para celebrar un referéndum de Londres a Edimburgo.

 "No puedo aceptar ninguna solicitud de transferencia de poder que conduzca a más referéndums de independencia", escribió Johnson, quien le recordó a Sturgeon que en 2014 ya había acordado una votación y los escoceses optaron por permanecer en el Reino Unido.

Dijo que otro referéndum de independencia significaría continuar con el estancamiento político de Escocia que según él lleva una década y agregó que es hora de trabajar para unir a todo el Reino Unido. Sturgeon, por su parte, respondió de forma inmediata al mensaje de Johnson y dijo que "los conservadores están aterrorizados por el derecho de Escocia a elegir, porque saben que cuando se les dé la opción, elegirán la independencia.

Según Sturgeon, los conservadores no tienen ningún argumento positivo a favor de la unión y en ese sentido expresó que "lo único que pueden hacer es intentar negar la democracia. No se soportará". "El problema para los Tories es que cuanto más tiempo intentan bloquear la democracia, más demuestran que la alianza de Westminster no es de iguales y alimenta el apoyo a la independencia. Esta respuesta es predecible, pero también insostenible y contraproducente. Escocia tendrá el derecho a elegir", concluyó.

FNI