Viral | 30/11/2019 17.25

Triste historia Murió Aschira, la astróloga que fue amante de Felipe Fort

Lo confirmó su hija Paloma Fort. Tenía 94 años y estaba en Madrid, España. Había sufrido un episodio piscótico.

Aschira falleció este viernes

Aschira falleció este viernes

Twitter

Encarnación Ruiz Ruiz, el verdadero nombre de la astróloga Aschira, murió el viernes en Madrid, donde residía, según lo confirmó su hija Paloma Fort, con quien mantenía una mala relación. La mediática augur padecía por su avanzada edad graves dolencias en su salud y había sufrido hace años un episodio psiquiátrico por el cual terminó internada.

Paloma Fort, con quien no se hablaba desde hacía años por denuncias de malos tratos cruzadas que se hicieron ambas entre sí, fue la encargada de confirmar vía su cuenta de Twitter lo que había sucedido. "Hace unos minutos me avisaron que mi madre (conocida como Aschira) falleció anoche en Madrid", fue el lacónico y breve mensaje que generó un fuerte impacto en los medios de Argentina.

Aschira era una astróloga que, por su tono andaluz que mantenía incólume, era invitada a shows televisivos para brindar sus predicciones. Su cara y su voz eran fijas en la TV y en la radio por su tono festivo con el que contaba las novedades astrológicas y las adivinaciones que también ejecutaba vía el tarot. Pero su carrera mediática dio un cambio rotundo en simultáneo con el crecimiento de la figura de Ricardo Fort, estrella rutilante y fugaz del firmamento de los medios argentinos.

Es que conforme crecía la fama de Ricardo se supo que su abuelo, Felipe Fort, el creador de la fábrica de chocolate, había tenido una historia sentimental clandestina con Aschira, de la cual nació Paloma, cuyo apellido Fort logró tener tras un reclamo por filiación que presentó ante la Justicia. "Siempre será mi Felipillo", decía Encarnación Ruiz Ruiz, en las pocas oportunidades en las que se habló sobre el tema.

El tema es que, así como Ricardo Fort había surgido como estrella mediática por sus lujos y vida excéntrica derivado de la fortuna que heredó de su padre fallecido -hermano de Felipe, amante de Aschira- Paloma presentó el reclamo para ser reconocida no sólo por el apellido sino también como una heredera forzosa más de la fábrica de chocolates que es una de las más conocidas de la Argentina.

Ese entuerto legal agudizó la pelea entre Aschira y su hija y terminó de quebrar su salud. Hace poco más de un año, en 2018, fue la última vez que se conoció algo de la vida de la astróloga: se confirmó la caída en una aguda depresión y la aparición de un brote psicótico que derivó en su internación. Los medios argentinos dieron cuenta de la noticia y, luego, ingresó en un cono de sombra hasta hoy, cuando se supo de su deceso.